En 2017 los hogares de la provincia de Buenos Aires consumieron gas a niveles de 2010

DYv79iUX0AMHBMo

En nuestro informe titulado “Servicio público de gas. Balance 2017-2016 y comparación histórica” examinamos los resultados de la política macrista para la demanda nacional y residencial del gas por redes, así como el grado de expansión de dicho servicio al cabo de dos años de gestión neoliberal. En esta oportunidad, un abordaje a la provincia más poblada y económicamente importante del país en cuanto al consumo de gas a nivel residencial.

Dos hallazgos en el marco del tarifazo y la estafa energética del macrismo: 1) El consumo en 2017 cayó por debajo del de 2011, ubicándose apenas por encima de los valores de 2010 (apenas un 0,7%). Es decir, los millones de hogares usuarios de este servicio público esencial consumieron el año pasado prácticamente las mismas cantidades que consumían 7 años atrás; y 2) El desplome interanual en el consumo residencial de gas en 2017 fue, para esta provincia, el más grave desde que el ENARGAS informa sus estadísticas; esto es, desde 1993.


El presidente Macri entrevistado por Luis Majul, el 18 de marzo de 2018. Entre las muchas referencias al tarifazo, el primer mandatario señaló: “Yo agradezco que los argentinos somos tan capaces que hemos en muy poco tiempo entendido el valor de la energía y empezado a cambiar los hábitos…”. No hay cambio de hábitos sino imposibilidad de pagar las tarifas y llegar a fin de mes. Los millones de hogares de la provincia de Buenos Aires consumen al nivel de 2010, y eso que todavía falta el aumento de abril. Ojalá este Observatorio se equivoque, pero este invierno -que se anticipa crudísimo- dejará un tendal de compatriotas enfermos, intoxicados por monóxido o con severos cuadros de hipotermia y muerte por congelamiento de no frenar la estafa energética neoliberal.

Consumo residencial como hace 6 años
El consumo en 2017 cayó por debajo del de 2011, ubicándose apenas por encima de los valores de 2010 (apenas un 0,7%). Es decir, los millones de hogares usuarios de este servicio público esencial consumieron el año pasado prácticamente las mismas cantidades que consumían 7 años atrás:


Fuente: Elaboración propia en base a datos del ENARGAS, Datos Operativos.

La peor caída del consumo desde 1993
Como puede constatarse del siguiente gráfico, el desplome interanual en el consumo residencial de gas en 2017 fue, para esta provincia, el más grave desde que el ENARGAS informa sus estadísticas; esto es, desde 1993:


Fuente: Elaboración propia en base a datos del ENARGAS, Datos Operativos.

Conclusiones
Recordará el lector la crítica neoliberal a la política energética oficial entre 2003 y 2015. ¿La razón? Préstese atención al gráfico que sigue:


Fuente: Elaboración propia en base a datos del ENARGAS, Datos Operativos.

El promedio del consumo residencial para la década entre 2004 y 2014 fue un 45% mayor al promedio del consumo residencial entre 1993 y 2003. ¿Qué sucedió? ¿Será tal vez que, a partir de 2003/4, los argentinos y las argentinas comenzamos a reproducirnos a la velocidad de roedores o conejos? Porque semejante diferencia en el consumo en tan poco tiempo solamente puede entenderse en el marco de una explosión demográfica sin precedentes.

Pues bien, dado que ni nos convertimos en roedores ni hubo tal explosión demográfica, las causas hay que buscarlas en un país con un pueblo excluido y una economía reprimarizada (tratados como roedores, eso sí), por un lado; y en una deliberada política gasífera destinada a planchar el consumo doméstico a los efectos de volcar los propios recursos (excedentes) fronteras afuera, por el otro.

Por último, explicar que, entre 2003 y 2015, el consumo residencial experimentó un notable crecimiento. ¿Qué pasó? La energía se había convertido en un derecho humano y en una herramienta de lucha contra la pobreza y la desigualdad social. Nuestro consumo se aproximaba al de las naciones industrializadas y con los mejores índices de desarrollo humano del planeta. El gas por redes, había abandonó su estatus de mercancía para convertirse en servicio público esencial. El promedio de consumo anual que entre 1993 y 2003 sólo logró crecer en 601.588 miles de m3, se expandió 1.436.946 miles de m3 en la siguiente década. Es decir, una diferencia del 139%.

Por OETEC-ID

 



Categorías:Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: