La semana arranca con la lupa puesta en la inflación, el dólar y las leliq

(ANP)- El área económica del Gobierno enfrentará a partir de mañana una semana decisiva en materia financiera y cambiaria, luego de las oscilaciones del dólar que alcanzó su marca récord el jueves 7 y una suba en la tasa de las letras de liquidez (leliq) que acumula casi 14 puntos porcentuales en menos de un mes.

La alteración de la “pax cambiaria” de cinco meses intentó ser minimizada por el oficialismo, al punto que el ministro de Producción, Dante Sica, declaró que el alza de la cotización del dólar no era “motivo de preocupación”, pero en los hechos el fenómeno tuvo repercusiones en la cadena comercial, con remarcaciones en las listas de precios de proveedores y el consabido riesgo de que ese comportamiento se traduzca en nuevos aumentos de precios que compliquen el propósito oficial de desacelerar la tendencia inflacionaria de los últimos meses.

Al respecto, el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) realizado días antes de la suba del dólar, daba cuenta de una inflación esperada por economistas y consultores para todo 2019 del 31,9%, 2,9 puntos porcentuales más que en la consulta previa.

La confianza dentro del Gobierno sobre una tendencia declinante de la inflación se había sustentado en tres bajas mensuales consecutivas del Índice de Precios al Consumidor nacional (IPCn) que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Después del 6,5% de septiembre de 2018 -la mayor marca en toda la Presidencia de Mauricio Macri- la inflación fue del 5,4% en octubre, 3,2% en noviembre y 2,6% en diciembre, previéndose por entonces que la marca de enero se ubicaría con un tope del 2,5% e iniciaría un descenso a lo largo de todo 2019, más allá de un primer trimestre signado por el alza de las tarifas en los servicios públicos.

Sin embargo, el IPCn del primer mes del año superó todas las expectativas y alcanzó el 2,9%, con un 3,8% en la ciudad de Buenos Aires.

Este jueves 14 el INDEC dará a conocer el índice de febrero y a su vez la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires la correspondiente inflación del distrito, con pronósticos privados que oscilan entre el 3,3% y el 4%.

A su vez, el alza del dólar en la primera semana de marzo complicaría los números de inflación del mes y dejaría al primer trimestre con un incremento acumulado de más del 10%.

El incremento de la cotización del dólar, que el jueves tocó un nivel récord de $ 43,50, fue parcialmente atenuado con la baja del día siguiente, aunque el precio de esa mejora fue demasiado costoso: la tasa promedio de las leliq debió subir nada menos que 6,032 puntos porcentuales en 24 horas, luego del fallido intento del jueves, cuando el mercado no se conformó con el alza de “apenas” 1,311 punto y sobre el final de la jornada la moneda estadounidense volvió a repuntar.

El viernes la licitación de leliq se desdobló en dos llamados, por lo que la tasa final de los registros del 57,894% fue en rigor un “promedio de promedios”, ya que en el segundo llamado se pactó un 59,061%, con máximos que pasaron los 60 puntos.

De esta manera, el Banco Central revirtió casi en su totalidad las bajas de la tasa entre el 4 de enero y el 14 de febrero, cuando tocó un mínimo de 43,937% que hizo pensar a algunos en la posibilidad de una tímida recuperación del crédito.

Si bien la tasa se ubica casi 16 puntos porcentuales debajo del récord del 73,524% del 8 de octubre del año pasado, el nivel alcanzado el viernes la deja en una situación similar a la de principios de año y con la incertidumbre sobre qué ocurrirá hasta fines de marzo.

En las tres semanas que restan para finalizar el mes se espera que se den algunas circunstancias que incidirán en el comportamiento futuro del dólar, la tasa de interés y la inflación:

1.- El dato de inflación de febrero del jueves próximo será observado por el BCRA a la hora de fijar una eventual variación de la tasa de las leliq. No obstante, se descuenta que los números que difunda el INDEC no serán ningún incentivo para que baje.

2.- El desembolso de unos U$S 10.700 millones por parte del Fondo Monetario Internacional aportarían los recursos suficientes para enfrentar una eventual suba de la divisa y dejarían a las reservas del BCRA próximas a los U$S 80.000 millones.

3.- A eso sumará también la liquidación de los exportadores del complejo sojero, que se intensificará en abril.

4.- El panorama político electoral hará su aporte. Si bien los comicios a gobernador de Neuquén trajeron algo de tranquilidad en Cambiemos por haber disipado el riesgo de un inicio de campaña con el triunfo de un candidato kirchnerista, quedan dos elecciones en los que va de marzo: la interna radical en Córdoba el 17 y las PASO en San Juan el 31.

5.- Antes de fin de mes. el Comité de Política Monetaria (COPOM) deberá informar si mantiene o modifica el mecanismo de ajuste de la Zona de No Intervención (ZNI), que fue del 3% mensual en el cuarto trimestre de 2018 y del 2% en el primero de 2019. La brecha del 30% entre el mínimo y el máximo permite una amplia oscilación de la cotización del dólar sin que el Banco Central pueda intervenir en el mercado. Por ejemplo, mañana los extremos de la ZNI serán de $ 38,889 y % 50,327, con un dólar mayorista en $ 41,20. En otras palabras, el BCRA no podrá vender hasta que el dólar suba un 22,15% ni podrá comprar hasta que baje un 5,9%. Al respecto, se especula con la posibilidad de que para el segundo trimestre el ajuste del “techo” sea de un porcentaje menor al del “piso” para reducir la brecha entre los dos extremos.

6.- Desde el punto de vista fiscal, la suba del dólar será aprovechada con la recaudación de los derechos de exportación, reimplantados en septiembre del año pasado, que en los números de febrero ya hicieron su aporte: si bien el aumento general informado por la AFIP fue del 40,4% respecto del mismo mes del año pasado, las retenciones aportaron 4 puntos porcentuales de ese incremento.