Entronizarán reliquias de los beatos mártires riojanos en la Catedral de Neuquén

El obispo de Neuquén, monseñor Fernando Croxato, anunció hoy que el sábado serán entronizados, en la Catedral de la capital neuquina, los “beatos mártires riojanos” Enrique Angelelli, Carlos de Dios Murias, Gabriel Longueville y Wenceslao Pedernera.

“La Iglesia, después de todo un gran proceso, los terminó declarando beatos y mártires para la veneración, y ejemplo y modelo para todos nosotros”, dijo el obispo.

La ceremonia consistirá en la colocación de las reliquias de primer grado (huesos) en una vitrina junto a la tumba del fallecido obispo monseñor Jaime Francisco De Nevares, ubicada en la catedral de la ciudad de Neuquén.

Croxato señaló que “es un momento importante porque en la catedral se celebró hace 36 años la primera misa en honor de estos hermanos que ya en aquel momento, en 1983, se los nombraba como mártires”.

Informó que asistirá a la ceremonia el arzobispo de Mendoza, Marcelo Daniel Colombo, que hasta hace poco fue el sucesor de (Enrique) Angelelli en La Rioja y que llevó adelante todo el proceso de investigación y proposición del camino para llegar a este momento”.

El titular de la Pastoral Social, el cura párroco Rubén Capitanio, recordó la misa celebrada hace 36 años en la que el obispo de entonces, Jaime Francisco de Nevares, denunció que la muerte de Angelelli había sido un crimen de la última dictadura.

“Cuando en muchos lugares del país nuestra iglesia miró para otro lado, don Jaime tuvo la idea de juntarse con otros obispos como Miguel Hesayne de Viedma (Río Negro), Jorge Novak (Quilmes) y Marcelo Mendariat (Uruguay), que estaba exiliado de su país, y un grupo de riojanos para denunciar el crimen de Angelelli”, señaló y

recordó que la difusión de este hecho dio lugar a la apertura de una causa de oficio por parte de la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Neuquén que luego giró a la justicia de La Rioja para la apertura de la investigación.

Con la sanción de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final la causa quedó paralizada hasta que hace cuatro años la Justicia determinó que ese supuesto “accidente” fue en realidad un asesinato al comprobarse que su cráneo había sido destrozado a culatazos.

El crimen se consumó en el paraje Punta de los Llanos cuando Angelelli regresaba de participar de una misa en homenaje a los curas Carlos de Dios Murías y Gabriel Longueville, que habían sido asesinados en Chamical.

El 27 de abril de 2019 se realizó en La Rioja la Misa de Beatificación de los cuatro mártires presidida por el cardenal Ángelo Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y enviado especial del papa Francisco.

La Misa de Beatificación fue concelebrada por cincuenta obispos argentinos, entre ellos el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea, y unos 300 sacerdotes.

La diócesis de Neuquén será la primera en el país que realizará una celebración de entronización de las reliquias de Enrique Angelelli, Carlos de Dios Murias, Gabriel Longueville y el laico Wenceslao Pedernera.