El gobierno nacional rescatará títulos de deuda reperfilados y en manos de las provincias

El gobierno nacional formalizó ayer un esquema para asistir a las provincias que se vieron afectadas por el “reperfilamiento” de la deuda de corto plazo que se estableció a partir del cimbronazo financiero posterior a las elecciones primarias. Según cálculos preliminares del Gobierno se trataría de fondos equivalentes a 1.300 millones de dólares. Pero las provincias dicen que la suma es mayor.

La provincia de Buenos Aires fue la principal perjudicadapor la postergación de los pagos, ya que cuenta con cerca de 500 millones de dólares en letras según informó ayer una fuente de la cartera de Interior.

Le siguen Mendoza, con cerca de U$S 205 millones y la Ciudad de Buenos Aires con U$S 123 millones) aunque otras provincias que quedaron atrapadas en el reperfilamiento fueron Catamarca, Formosa, La Rioja, Río Negro, San Juan, Salta y Santa Fe.

En la mayoría de los casos, las inversiones en letras por parte de las provincias no se trataba de ahorros, sino de fondos ya comprometidos para el pago de salarios y otros gastos.

LA MEDIDA

A través de la resolución 731, publicada en el Boletín Oficial, el Ministerio de Hacienda dispuso la creación de un “Programa de Asistencia para la Recomposición Financiera” para las administraciones provinciales que tenían fondos en Letras del Tesoro (Letes) y en Letras Capitalizables (Lecap) y cuyos vencimientos se postergaron el 28 de agosto por el DNU 596/2019.

Para “rescatar” los fondos a través del programa, las provincias deberán cumplir con un requisito: demostrar su necesidad de cubrir “salarios y servicios esenciales”. Recibirán el 85 por ciento de esas letras. El otro 15%, como estipulaba el decreto de Macri, ya fue abonado la semana pasada.

La negociación con las provincias fue encabezada por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Varias provincias amenazaron con ir a la Justicia y pedir un amparo, bajo el argumento de que los fondos, al ser de sus ciudadanos, no podían ser considerados de tenedores institucionales sino de personas físicas. Pero primó la negoaición institucional.

La intención del Ejecutivo es darle acceso a dólares a los distritos que tengan que pagar servicios de deuda en esa moneda; una excepción al control cambiario. “Tiene que estar justificada la utilización de los dólares. Si quieren cambiar las Letes sin justificación, lo podrán hacer pero convertidas a pesos, a valor dólar del Banco Nación”, agregaron.

La resolución publicada faculta “a la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Hacienda para determinar la moneda de asistencia y su cantidad, en función de las necesidades financieras de las respectivas jurisdicciones”.

El giro de los fondos a los distritos se realizará a través del Fondo Fiduciario de Desarrollo Provincial. “Dado que varias provincias habían invertido excedentes financieros temporales en letras de corto plazo, se creyó conveniente crear el mencionado programa para solucionar los potenciales problemas financieros que el Decreto 596/19 pueda haber producido”, señaló ayer una fuente de la cartera de Interior.

Las primeras quejas habían brotado en las reuniones del Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal. Pero luego, funcionarios que amenazaban con recurrir a la vía judicial para recuperar los recursos, esperaron el fluir de las negociaciones, que tuvo en Frigerio al interlocutor clave del rincón nacional.