Política

Chilecito, la capital alterna de la Argentina es un proyecto frenado por la pandemia

El impacto del coronavirus puso un freno a la intención del Gobierno nacional de declarar durante los próximos cuatro años “capitales alternas” a 24 ciudades con el objetivo de “profundizar la implementación de políticas de descentralización y federalización, acercar la gestión y los asuntos de gobierno a todo el territorio nacional”.

El proyecto, que tiene en el listado distritos como La Matanza (Buenos Aires), Río Cuarto (Córdoba), Tinogasta (Catamarca), Goya (Corrientes), Formosa, Chilecito (La Rioja), Bariloche (Río Negro), Guaymallén (Mendoza), Orán (Salta) y Rosario (Santa Fe), duerme en el listado de iniciativas que envió el Poder Ejecutivo, sin fecha de tratamiento.

Así, la conformación del denominado “gabinete federal”, otra promesa de campaña del Presidente que consistía en la realización cada 30 días de reuniones de gabinete en distintos puntos del país para reforzar el vínculo con los gobernadores, quedó para más adelante. “Se va a retomar”, dijo, con confianza, uno de los hombres de consulta del Presidente.

Mientras que la promesa de cogobierno con la que Alberto Fernández logró alinear voluntades durante la campaña presidencial y en los primeros días de su gestión quedó enterrada en la urgencia que generó la pandemia.

Hoy, la mayoría de los gobernadores solo pasan por la Casa Rosada para pedir plata y casi no tienen incidencia en la mesa de decisiones.

Tras dos semanas sin apariciones más allá de sus fronteras, y lejos de la atención pública, los mandatarios volvieron tímidamente a la escena.

El viaje del Presidente a Tucumán y a Santiago del Estero, la primera salida de Alberto Fernández al interior en 60 días, fue el puntapié. Al día siguiente, lo visitó en la quinta presidencial de Olivos el mandatario sanjuanino, Sergio Uñac.

Pese a la falta de peso en la toma de decisiones y de protagonismo, desde el Gobierno aseguraron que la relación con los gobernadores es cotidiana y que una vez que la pandemia termine se retomará como un eje prioritario la intención de federalizar la gestión.

Desde la Casa Rosada resaltaron que ya se transfirieron 30.000 millones de pesos a las provincias con Aportes del Tesoro Nacional (ATN) para mitigar los efectos del coronavirus.

Además, anticiparon que esta semana se habilitarán los créditos preferenciales por un total de 60.000 millones de pesos, a fin de asistir financieramente a los gobiernos provinciales, golpeados por la caída de la recaudación que provocó el parate económico.

La relación, sin embargo, tiene algunos puntos de conflicto. Uno tiene que ver con el lugar que le cedió el Presidente en sus últimas decisiones al kirchnerismo duro.

Los mandatarios provinciales están decepcionados porque, hasta ahora, siempre se priorizaron las demandas de la expresidenta. Pero no desesperan: los gobernadores están convencidos de que el resguardo de poder de Alberto Fernández será el federalismo. Es decir, que su sustento para la pelea de fondo serán los gobernadores.

El otro tema que genera rispidez es la atención casi absoluta a la cuestión metropolitana. Lo cierto es que los gobernadores pasaron de ser los garantes de la gobernabilidad, con un protagonismo excluyente, a un segundo plano.

La federalización del Gobierno, eje de su campaña electoral y base de su proyecto político -junto con la negociación de la deuda, la reforma judicial y la lucha contra el hambre-, quedó en un segundo plano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: