Política

Que la anormalidad no se transforme en normal en La Rioja

Todos los días nos desayunamos con cuestiones que golpean al principio, pero luego se diluyen como el agua. Hechos anormales que se transforman en normalidad para la sociedad, que en su mayoría está cansada y hasta desganada para luchar.

El Banco Rioja cambió de autoridades y dos ministros son los principales directivos. Se trata de Federico Bazán y Juan Luna Corzo, dos ex Beder Boy´s, que se mantienen en la conducción bancaria cuando cumplen además la responsabilidad del manejo del Ministerio de Industria y de la Jefatura de Gabinete respectivamente.

Ellos no son los únicos, ya que la familia del gobernador ha copado los cargos estratégicos en el gobierno. Manejan desde Desarrollo Social hasta la empresa EDELaR pasando por el banco y hasta áreas claves del Estado.

Se conoció además de boca de uno de los integrantes del directorio del banco que su gerente percibe un sueldo de 456 mil pesos, mientras que un programa municipal PEM no llega a 5 mil pesos.

Ese salario privilegiado no solamente se da en la entidad bancaria sino también en todas las empresas del Estado, que son reconocidas como SAPEM. Los que la manejan se llevan a sus bolsillos entre 200 mil pesos a 300 mil pesos. Por año, el Estado eroga 200 millones solo para abonar salarios a los directivos de las firmas públicas.

En una gran urbe no debería llamar la atención, pero en La Rioja si, ya que un empleado estatal percibe 24 mil pesos mensuales.

Sin embargo, se produce además la pregunta de rigor: ¿Si el gerente del banco percibe 456 mil pesos cuánto ganará el gobernador, la vicegobernadora, los intendentes, los diputados y los funcionarios?

Ellos son quienes colocan a esos referentes políticos en la administración de la cosa pública.

Todos esos eventos anormales con el paso del tiempo se transforman en normales. Como lo que sucedió con la visita de una delegación de funcionarios riojanos a una cabaña de toros en Córdoba cuando aquí estaba la campaña “Quédate en casa”.

O la mismísima visita del presidente a La Rioja hasta que se activó el protocolo del coronavirus sobre un ministro nacional.

Quién no estaría orgulloso de la presencia presidencial, aunque sin cuarentena debido que el virus cuando ataca no distingue ni clase social como así también política.

Hasta la campaña del miedo por el COVID-19 es normal para que haya enfrentamientos entre pueblos. Eso hoy pasa entre sanagasteños y capitalinos cuando el intendente de Sanagasta debería no inducir a ello.

Cada día no trabajar es normal como así también no reclamar por derechos propios, que podría ser el pedido respetuoso de un buen salario en momentos que la situación social y financiera son cada día más complicada.

El coronavirus entró a cada una de las provincias, con excepción hasta ahora de Catamarca, y genera la preocupación lógica, a pesar de que hay otras enfermedades sin vacuna y se convive diariamente.

Pero que este momento de anormalidades no se transformen en normales para un pueblo o para la sociedad general porque es el mejor juego para aquellos que pregonan con el “quédate en casa” y se van de paseo, o los que dicen que no hay recursos, pero tienen sueldos millonarios; y hasta los que juran sobre la Constitución por el solo hecho que es una cuestión de protocolo.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: